Ejemplos de anáfora

Definición de anáfora

Ejemplos de anáfora
Ejemplos de anáfora

Una anáfora es una figura literaria que repite un conjunto de palabras o una sola palabra, al comienzo de un verso o frase. Una anáfora sirve para dar un mayor énfasis a las palabras, por eso es un recurso literario que se usa con mucha frecuencia; con el objetivo de destacar algo al interior de un texto o párrafo, entregando un ritmo diferente. Un ejemplo de anáfora rápido es; la niña no llora, la niña no sonríe, la niña solo vive.

Una anáfora se usa en la gramática para usarla generalmente al inicio de un verso, siendo las primeras palabras de este, con las que se da comienzo a la poesía. También se usa una anáfora, en los pronombres demostrativos, refiriéndose en el texto o párrafo, de forma mucho más implícita.

Cuando se elaboran poemas o versos, se usan mucho las anáforas, para dar un mayor énfasis a las palabras y entregar mayor sentido a lo que se quiere decir, de una forma más rítmica. Por eso es común encontrarse con repeticiones al inicio de los versos, para dar sentido a las rimas y tener de esta forma, un buen uso del recurso literario.

Elementos de una correcta anáfora

Cuando se pretende utilizar una anáfora, se debe tener en cuenta que una anáfora es una figura de dicción, debido a que es una repetición constante de palabras. Por ende a la hora de elaborar una correcta anáfora, se debe considerar una serie de pasos:

  1. Usar una palabra de repetición al inicio de un verso o poema, siendo necesario agregarla solo en algunas estrofas.
  2. La anáfora se puede usar 2 o 3 veces y al usarla al principio, se logrará de igual forma que se recuerde la palabra en el desarrollo de la idea.
  3. Usar anáforas menores en el resto del texto, como; la o el.

Antes de comenzar a escribir un poema o verso, es necesario contar con un tema y luego desarrollarlo, recordando siempre que la anáfora debe ir al inicio de la estrofa. Gracias al correcto uso de esta figura literaria, se pueden lograr sorprendentes ritmos al interior de un poema, por ende su buen uso es primordial.

Ejemplos de anáforas

Generalmente las anáforas siguen un formato básico, repetir una palabra al inicio de un párrafo y usarlo nuevamente en 2 o 3 párrafos más. Pero siempre al inicio para lograr un mayor énfasis en el texto.

Ejemplos de anáforas usadas en un contexto escolar

Los maestros enseñaron a sus alumnos sobre cuidar el medio ambiente,
Los maestros hicieron esto, para abrir sus mentes,
Los maestros, lograron que los alumnos cuidaran el planeta constantemente.

Los estudiantes leyeron toda la noche,
Los estudiantes estudiaron hasta tarde,
Los estudiantes a pesar de todo no aprobaron el examen.

Ejemplos de anáforas usadas en un contexto de la vida cotidiana

Amo lo que hablas y lo que dices,
Amo como te ríes,
Amo como te diviertes.

Mi abuela está sorda, debes hablar más fuerte,
Grítale, grítale para que pueda escucharte.

4 Comentarios

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.